Artículo “MIRADAS Y PATRIMONIO” por Jose Pedro Aznárez López

Expongo este interesante artículo “MIRADAS Y PATRIMONIO” de la revista Red Visual, ya que por motivos de salud no pude asistir a la visita que se realizo a la Cartuja, Sevilla.

Venecia, 1989.

Este punto trata sobre la experiencia de unos amigos que visitan Venecia, por primera vez, y el autor de este artículo es uno de ellos, y cuenta la experiencia que vivió la primera vez allí, a modo de ejemplo para contar que las personas podemos idealizar hasta tal punto las cosas, que podemos verla de diferente manera a como es en realidad, es decir, el autor pone un ejemplo que cuenta que vió un atardecer en la Pesquería que fue espléndido, y que después volvió a Venecia, al mismo lugar, a contemplar el atardecer y nunca fue el mismo de la primera vez. Eso se debe a la idealización que las personas nos hacemos inconscientemente de algo que nos gusta. Construimos una realidad, nuestra realidad, a través de deseos, relatos, ideas, etc.

Todo el mundo sabe qué es Venecia, pero cuando con otras personas de Venecia, a veces parece que hablamos de ciudades distintas“. Jose Pedro Aznárez.

Fuera Venecia. El Patrimonio no es un ente acabado.

Con el ejemplo expuesto anteriormente de Venecia, lo que pretende explicar el autor, es que la realidad es bastante compleja y no valen las explicaciones simples. Esto es importante en la Escuela, ya que a los niños hay que educarlos de manera que problematicen lo complejo, no quedarse en lo simple, en la típica respuesta, no vale conformarse, hay que ser ambicioso en el aspecto de aprender, ya que de ello depende la construcción de su realidad.

El Patrimonio no es únicamente un testimonio del pasado. Es un ente vivo que precisa de reflexión para ser aprendido. El Patrimonio no está acabado. Interviene en nuestras vidas mediante su capacidad para construir una cierta noción de lo que somos y de cómo podemos pensar/sentir el mundo y actuar en consecuencia” . Jose Pedro Aznárez.

Patrimonio como elección hecha por alguien.

El Patrimonio es una selección que ciertas personas han hecho pretendiendo representar a toda la sociedad, discutible en su representatividad social, distorsionado, etc. El patrimonio es un fenómeno complejo, que tiene que ser abordado desde muy diversas disciplinas y miradas“. Jose Pedro Aznárez.

Esto creo que quiere decir que, en realidad el patrimonio es algo inventado por la sociedad. Nosotros elegimos que es patrimonio y que no lo es. Es como un concepto hecho por nosotros, es otro apartado cultural, al que le hemos dado importancia y hemos idealizado, cada uno a su manera.

Algunos aspectos de las obras y objetos patrimoniales.

Como el patrimonio es complejo, de las obras deben considerarse estos aspectos:

   1. Las obras son poliédricas.

Cualquier objeto patrimonial puede ser analizada desde distintos puntos de vista. “Es como un poliedro irregular que presentase muchas caras. Todas esas caras son el poliedro, pero cada una de ellas es distinta y parece en consecuencia un objeto distinto“.

Con este ejemplo, lo que quiere darnos a entender el autor, es que podemos ver el arte de manera distinta, pero necesitamos bastante información para comprender una obra de arte, no sólo nos debe de bastar el conocimiento básico o estándar, sino que hay que profundizar, analizar, etc. en base a lo que estemos aprendiendo. Las obras de arte requieren diversas miradas para ser comprendidas.

  • El conjunto de la Cartuja de las Cuevas de Sevilla.

Este apartado cuenta, como en Sevilla, hay dos edificios similares, se trata de la Cartuja de Santa María de las Cuevas de Sevilla y la Cartuja de Cazalla de la Sierra Norte de Sevilla, ambas separadas antiguamente de la población, pero hoy día, la de Santa María esta unida a un parque tecnológico y a edificios administrativos y empresariales. Esta, ya no tiene la función que tenía antaño,que era de uso religioso, sino que se ha convertido en un Centro de Arte Contemporáneo, aunque antes pasó a ser una fábrica de cerámica y por distintas reformas.

Donde quiero llegar es que, ambos edificios tienen lecturas muy diversas. En el artículo viene un ejemplo, que me parece relevante comentarlo aquí para la explicación: “En el interior del conjunto hay un monumento a Colón, ya que el almirante tuvo mucho trato con los monjes del monasterio, y tras su muerte estuvo allí enterrado durante largo tiempo. Eso vincula el lugar a una persona que estuvo allí circunstancialmente, connotado con el tema del descubrimiento de América“. Como he dicho antes, esta cita es un claro ejemplo de que nosotros decidimos que es patrimonio, ya que le damos importancia a ciertas cosas o ciertas personas, por lo que son, por quienes son, por lo que han hecho, etc.

Este ejemplo, deja clarisimo, que estos edificios han pasado por diferentes etapas, a algunas les damo importancias y a otras no, como por ejemplo, cuándo el edificio fue convertido en una fábrica de cerámica, nadie le dió tanta importancia como la que se le da hoy, por que hoy esta la estatua a honor a Cristobal Colón, al que recordamos por lo que hizo, pero al trabajador que trabajo moledando la cerámica nadie lo recuerda, ni hay una estatua ni una imagen de ese hombre realizando su trabajo.

Y cómo he dicho antes, el edificio, en principio construyó para prácticas religiosas, y su fin, hasta ahora, a sido otro bien distinto. En esto tiene mucho que ver la política, que lo controla casi todo, y tratandose de un tema tan delicado como es la manipulación para que la gente piense como ellos quieran, mucho más.

En definitiva, de este edificio, de la Cartuja de Sevilla, muchas interpretaciones son posibles.

   2. Las obras son seres sociales.

Los bienes patrimoniales sólo son importantes porque la sociedad lo decide así. Pero no dejan de ser categorizaciones planteadas por una sociedad concreta en un momento concreto“. Jose Pedro Aznárez.

De esta cita se pueden apreciar dos aspectos bien claros, en primer lugar, el patrimonio lo elige la sociedad y lo segundo, que esta en relación a lo primero, el arte es un elemento cultural. Por ejemplo, en nuestra cultura, un cuadro de una mujer desnuda tiene un valor (sentimental, emotivo, crítico) diferente respecto al de otra cultura, por que la sociedad es diferente, y a lo mejor, lo que ese cuadro en mi cultura tiene un sentido bueno, en otra cultura, de ideas diferetes, tiene una lectura mala, o no esta bien vista.

La Escuela puede sentir la tentación de entender que hay un discurso “correcto” sobre el patrimonio. Y en consecuencia evaluar sólo teniendo en cuenta este discurso“. En estas palabras del autor, se recoge un dato bastante importante, y es que los docentes no deberían basarse únicamente en la enseñanza que se imparte en los colegios sobre Arte en lo que se recogen en los libros de textos y demás guías, sino tener un amplio abanico de información para tener varios puntos de vista, y sobre todo, para no buscar una definición simplificada, sino una llena de complejidad, que puedan desarrollar la habilidad de encontrar la respuesta que más llene la curiosidad del alumno.

  • Oldemburg.

Esto es Arte, por lo tanto es Patrimonio. Se trata de una “escultura” de Oldemburg. Pero es una obra de arte y posee valor porque culturalmente se lo estamos dando; esta misma pieza colocada en una exposición de artículos deportivos en un gran almacén perdería todo su valor artístico y pasaría a verse como uno más de los habituales objetos de propaganda de la cultura de masas.

Es muy cierto que una obra de arte lo es en sí porque nosotros lo decidimos, ya que en mi opinión, pienso que un cuadro de Van Gogh, del Greco, de Matisse… tiene mucha más complejidad que esa “escultura”, porque para mi, lo que yo veo, es una pelota de badmington.

  • Los Budas gigantes.

El caso de los Budas gigantes de Bamiyan es un ejemplo dramático de cómo las culturas reaccionan de modos distintos ante el patrimonio. Estas colosales esculturas en arenisca, de los siglos III y IV, fueron dinamitadas el 9 de Marzo de 2001 por orden del gobierno Taliban. Las presiones de la ONU, la UNESCO o la comunidad internacional no pudieron hacer nada para evitar su destrucción.

Interesa reflexionar sobre cómo las ideologías, las miradas culturales, construyen o desconstruyen las nociones de patrimonio que nos parecen más sólidas. Los objetos patrimoniales toman su sentido y su valor del contexto en que estén inmersos, de las tensiones ideológicas entre las que se mueven, de las creencias a que responden.

Este ejemplo deja muy claro, que el patrimonio depende mucho de la cultura, claro esta, pero también, un factor bastante importante, es el contexto histórico que se viva.

   3. El sentido de las obras es cambiante.

Si el sentido de las obras depende de la cultura en que son observadas y conservadas, su sentido es cambiante, por ello debemos considerar estos aspectos:

          – La concepción estética naturalista que presupone que los seres humanos poseen una aprenciación estética natural. Esto haría que todas la personas poseyeran un sentido estético innato y que existiera el gusto universal. Pero la apreciación estética es cambiante.

          – La apreciación estética posee valor distinto según quien la lleve a cabo.

En la escuela, el significado del arte y de las imágenes también depende de factores externos a la obra.

  • Analizando dos representaciones de la Virgen María con el Niño Jesús.

Dos reprensentaciones parecidas. Una de las representaciones es una Virgen datada en 1300, castellana y la otra, Virgen de Belén, en 1525, estas obras se parecen hasta cierto punto, porque tiene rasgos bastantes diferenciales. Se nota bastante el contexto en que se realizo una y en la que se realizó la otra. En la de 1300, se nota que la religiosidad no precisaba de mayor naturalismo, sin embargo, en la Virgen de Belén, el naturalismo idealista era fundamental.

Esto es un ejemplo de cómo el sentido estético no es innato ni universal, sino cultural“.

  • La pietá final de Miguel Ángel.

Es muy interesante el ejemplo de la Piedad de Rondanini. La muerte impidió terminarla a Miguel Ángel.

“Para nuestra sensibilidad contemporánea, esta tosquedad de lo inacabado, el alargamiento excesivo de las proporciones o lo extraño de las posturas es algo atractivo; fascinante. Pero podemos dudar de lo que fuera en el pasado. Cuando el acabado de las piezas era fundamental”.

Esta es otra muestra más de lo que decíamos anteriormente, elegimos que es patrimonio y/o arte, ya que nos podemos quedar fascinados por una escultura inacabada, cuándo en su época no valía nada.

  • El “caso” Menling.

Keith Moxey ha estudiado la fluctuación en las apreciaciones que los historiadores de Arte han hecho sobre Menling, demostrando que no se debían sólo a cuestiones de tipo artístico o iconográfico, sino más bien a aspectos tan extraartísticos y poco científicos como la ideología nacionalista o una determinada concepción de la virilidad.

   4. El valor de las obras es inestable.

Es interesante detenernos en la relación entre el poder y la selección de las obras “significativas”. La selección de lo que es valioso es una práctica de poder.

El valor atribuido varía tanto en términos:

          – Cuantitativos: Porque el objeto patrimonial podrá ascender o descender en la escala de valor que cada poder establezca, es decir, el gobierno decide cual será valiosa o válida.

          – Cualitativo: Porque esas variaciones se producen precisamente porque varían los criterios que se utilizan para atribuir valor a la obra.

La postmodernidad reivindica para la escuela incluir obras no canónica y relativizar el valor absoluto de las obras.

  • El caso de los expresionistas americanos y los realistas soviéticos.

Después de la Guerra Mundial se enfrentaron los estilos artísticos en una guerra fría peculiar. De un lado, el realismo soviético, propagandístico. Del otro el arte de Occidente, fruto de la libertad, ejemplificado por artístas como los expresionistas americanos; individualistas, que habían liberado al arte de la tiranía de la figuración.

Cuándo cayó la URSS, también cayó su arte, ya que derribaban y destrozaban todos los monumentos que se habían levantado por todo el imperio soviético. Para quienes lo hicieron esas obras no eran patrimonio, ni merecían respeto. Este arte no había tenido consideración en los manuales de arte canónicos. Pero estos también poseían valores plásticos. El motivo de esto fue ideológico, todo fue por creencias, ideas, etc. que tenían que quedar por encima de los ideales de otros. Con este suceso no se respeto a las personas que no pensaban como el resto. Hoy este arte soviético no goza de aprecio.

Sin embargo, el arte de los expresionistas americanos, sigue gozando de aprecio. A pesar de que no fue tan libre como pensamos, sino que fue incentivado por el Estado y no por las fortunas capitalistas. Se pagan las firmas y la calidad plástica apenas vale nada. Además muchos de estos cuadros llevan la firma de artístas sobresalientes en el mundo del arte, pero no están realizados por ellos.

  • Rodin.

Deciamos que el valor de las obras de arte varía en términos cuantitativos y cualitativos. Es el caso de Rodin. A su muerte era un mito. Tan sólo unas décadas después su figura se había relativizado. Muchas de sus obras eran calificadas como bibelots. Ahora, de nuevo, es muy valorado.

Vemos que los valores son cambiantes, dependiendo del contexto en que se viva en el momento. Puede aumentar su calidad o todo lo contrario. Pero yo pienso, que lo que es una buena obra de arte lo es siempre, eso no cambia. Por ejemplo, a mi me encanta la “Noche estrellada” de Van Gogh, y por mucho que cambie el contexto a mi me seguirá gustando. Porque por mucho que cambie el contexto, la obra es la misma, eso si que no cambia, sólo cambia la mirada.

   5. Las obras son mediadoras.

La obras están vivas; influyen en nuestro modo de ver y entender cuanto nos rodea. Vemos desde y a través de ellas. Son muy poderosas y amplian nuestros horizontes, haciendo más ricas nuestras vidas, pero no siempre del mejor modo. Las aprendemos en un instante y solemos tener pocos reparos ante ellas: somos poco conscientes de su capacidad para construirnos y manipularnos.

Al relacionarse con las personas, las obras empiezan a producir y gestionar significados y sentidos. Esa relación es dialéctica: las obras nos aportan información/sensaciones y a la vez nosotros se las aportamos a ellas.

También son mediadoras en la escuela; crean un determinado imaginario y evitan otros, influyen en las ideologías, promueven determinadas aprenciaciones. etc.

  • Adán versus

Consideremos tres imágenes diferentes y separadas en el tiempo:

 Adán

El David, de Miguel Ángel.

Anuncio publicitario de Calvin Klein.

Las obras de arte responden a ideas y conceptos propios de su época de creación. Aqui podemos ver el ejemplo claro, Adán y el David estan desnudos y se considera arte, sin embargo, el chico del anuncio no esta desnudo del todo y no se considera obra de arte, y encima esta mal visto.

Las obras de arte nos sirven como documentos, a través de los cuales ayudarnos a entender determinados momentos históricos.

Pero las obras de arte no sólo reciben su sentido del momento en el que son elaboradas. Siguen asimilando sentidos con el tiempo. Por ejemplo, el David inicialmente era una representación religiosa hecha para la Catedral de Florencia. Pero no fue colocado allí, sino en un espacio público, donde asumía significados políticos ligados a la naturaleza de la República de Florencia. De modo que tenemos dos significados para David, y los dos son de la época. Uno como personaje bíblico y otro como signo político cuidadano. Pero la historia sigue, pasando a ser posteriormente, icono del arte occidental.

Es importante ver cómo las  obras se van cargando de sentidos añadidos a los que de por sí tuvieran en su época, y que pasan a formar parte de ellas.

Pero las obras no solo poseen unos sentidos originarios y otros adquiridos. Median nuevos sentidos e influyen en el modo en que nosotros vemos el mundo, en cierto modo, vemos a través de las obras; leemos el mundo a partir de las obras y las imágenes.

No se trata de elegir cúal preferimos. Nuestra elección no va a evitar que las imágenes se sigan expandiendo, ayudando a crear un imaginario colectivo que invita a unas cosas y olvida otras. De lo que se trata es de ayudar a ser libres y autónomos siendo capaces de tener una mirada crítica bien fundamentada. Debemos aprender a convivir con las imágenes o los objetos patrimoniales desde una postura menos pasiva, menos presta a aceptar aquel discurso con el que vienen dado. Tenemos que ser críticos y elaborarnos a nosotros mismos como alumnos que aprovecha los medios y sobre todo valora el Arte en toda su plenitud.

  • Esculturas públicas.

Vivencia de una exposición de Esculturas e Sevilla. Explica que fue un gran fracaso en el modo de desaprovechar tanto el arte de esa manera, con figuras que no tienen la belleza que tienen otras esculturas mejor valoradas y que no esten distorsionadas. Hoy día, es que a todo se le llama Arte, pero una obra de Arte auténtica tiene sus rasgos característicos inconfundibles, ya que sólo con “saber mirarla” te puedes dar cuenta y darle el sentido más conveniente.

   6. Las obras son facilitadoras de interpretaciones.

Comprendemos las obras y el Patrimonio a partir de multitud de informaciones; no sólo de las escolares o técnicas. Solo una parte de esas informaciones proviene de los relatos de expertos. Ese relato de los expertos es subjetivo/parcial: su metodología esta teñida de ideología y/o condicionantes. Varía además según el enfoque disciplinar de cada experto. No hay un retrato verdadero sobre los objetos patrimoniales. Si queremos comprender los objetos patrimoniales que tenemos ante nosotros, no tendremos más remedio que considerar una pluralidad de fuentes. La realidad es muy compleja. Las realidades simples que nos facilitan algunas taxonomías académicas y escolares tradicionales empobrecen aquello que estudiamos.

La escuela ideal debería evitar el relato único, facilitando que los alumnos integrasen sus conocimientos en su propia construcción de la realidad. Es muy importante considerar que las personas construimos interpretaciones de las obras de arte, puesto que no hay una visión correcta universal.

Nuestra relación con las obras debe ínterrogadora más que espectadora.

El patrimonio nos permite construir interpretaciones sobre el pasado. Es por tanto un útil objeto de estudio para que el conocimiento transgeneracional e histórico se haga efectivo. Pero además nos permite construir interpretaciones sobre el presente.

Escuelas y personas.

Si todo es cuestionable, relativo y culturalmente cambiante, podría pensarse que no hay posibilidad de conocimiento. En parte esto es cierto, uno de los aspectos que más se ha criticado es el relativismo absoluto. Sobre esto quería señalar un par de aspectos:

  • Tampoco parece aceptable la postura opuesta, la que asume que para evitar cuestiones que puedan ser relativas, hay que aprender sólo lo que realmente es objetivo; datos precisos, científicos, incontrovertibles.
  • La escuela tiene que proporcionar muchas informaciones: datos, fechas, teorías, etc. Pero no se puede limitar a dar datos. La escuela es un ámbito para ayudar a las personas a construirse y construir el mundo.

Al borde de un canal de Venecia.

Al explicar nuevamente el ejemplo del principio, sobre Venecia, quiere decir que cada uno tiene forma distinta de ver las cosas, y que cada uno somos diferentes. Por ejemplo: Si me gusta mucho pasear por la playa, cuando esta atardeciendo, para mi va a ser un espectáculo mágico, pero para otra persona que no le guste, no puede sentir lo mismo que yo al verlo, y aún gustandole, pienso que dos personas nunca miran ni ven de la misma forma.

Final. El Patrimonio…

Merece ser vivido en libertad, en un aprendizaje continuo, que debe ser plural en sus planteamientos y estrategias y abierto al cambio. Puede además ser vivido con intensidad y con implicación no sólo intelectual, sino también emocional, y para esto no puede ser otro contenido impuesto de más en la mochila.

En la escuela, podemos facilitar un relato unívoco que ilustra “lo que hay que saber” de un objeto patrimonial. O podemos facilitar, además de nuestro relato, la posibilidad de que el Patrimonio pase a ser un motor de aprendizaje complejo, que implique y atraiga al alumnado.

Anuncios
Published in: on junio 12, 2010 at 2:30 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://daviniacruz.wordpress.com/2010/06/12/articulo-miradas-y-patrimonio-por-jose-pedro-aznarez-lopez/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: