El Dibujo Infantil: imágenes, relatos y descubrimientos simbólicos

Jose Pedro, nos propuso la lectura de un cápitulo de un libro sobre el dibujo infantil, para después hacer un resumen. Aquí expongo mi resumen.

El dibujo infantil: Imágenes, relatos y descubrimientos simbólicos.

     1. Introducción.

Los dibujos espontáneos infantiles palntean un conjunto de interrogantes, ¿por qué dibujan las niñas y niños?, ¿por qué es la figura humana su motivo preferido?.

Algunos hechos han llamado la atención sobre el dibujo infantil:

     – Primero: las niñas y niños, antes de cumplir los dos años, comienzan a dibujar de forma espontánea y natural y les encanta hacerlo.

     – Segundo: presentan unas características claramente distintivas, que parecen constituir un tipo de estilo artístico, reconocible por su modo de representar y proporcionar la figura humana.

     – Tercero: son muy llamativos por la espontaneidad, frescura, libertad, armonía y claridad.

     – Cuarto: a medida que crecen, sus dibujos van cambiando y transformándose, haciéndose cada vez más más elocuentes y elaborados.

     – Quinto: al concluir la infancia, el interés, la seguridad, la destreza y la espontaneidad se difuminan e incluso desaparecen.

El dibujo constituye el aspecto preferente de las actividades artísticas de los niños. A medida que el niño va creciendo, empieza a apartarse y desilusionarse del dibujo. Este enfriamientos de los niños hacia los dibujos, viene en esencia en encubrir el paso del dibujo a un nuevo escalón superior de desarrollo, que es accesible a los niños con estímulos externos favorables“. (Vigotsky, 1982).

Algunos artístas permanecen fascinados frente al universo de hermosos latigazos plásticos que surgen de las manos infantiles. Muchos pintores desearíamos conservar esta frescura primigenia, este hacer directo que ignora la codificación de las formas o el estereotipo de los impulsos para dar paso a la diversidad de una belleza multiplicada“. (Antonio Saura, 1996).

Dos hechos llaman la atención a cualquiera habituado a observar el desarrollo de las funciones mentales y de las aptitudes del niño. El primero, consiste en que el niño pequeño parece mejor dotado que el muchacho más mayor, en el campo del dibujo, de la expresión simbólica y en el de la música. Cuando se estudian las funciones intelectuales o los sentimientos sociales, se constata un progreso más o menos continuo, mientras que, en la expresión artística tenemos la impresión de retroceso. El segundo, consiste en que es mucho más difícil establecer estadios regulares de desarrollo en el caso de las tendencias artísticas que en el de otras funciones mentales“. (Piaget, 1955).

     2. Índice temático y objetivos de aprendizaje.

          2.1. Objetivos de aprendizaje.

  • Reconocer y distinguir las principales características de los dibujos infantiles.
  • Relacionar las diferentes teorías e interpretaciones sobre los dibujos infantiles.
  • Interpretar adecuadamente los dibujos infantiles como una manifestación integral de los procesos cognitivos y afectivos de la persona que dibuja.
  • Valorar las interrelaciones de los enfoques interdisciplinares sobre el arte infantil.
  • Comparar los diferentes enfoques educativos sobre la enseñanza del dibujo en la escuela primaria.

     3. Contenidos.

          3.1. El dibujo y el arte infantil: ¿ cómo dibujan las niñas y niños?.

No hay dos personas que dibujen de la misma manera. Ahora bien, las imágenes que dibujan espontáneamente las niñas y niños, ofrecen unos rasgos y formas características que los distinguen con toda claridad de otros grupos o tipos de imágenes.

No todos los dibujos que hacen los niños y niñas durante la infancia se consideran dibujo o arte infantil. Especialmente en el ámbito escolar, las niñas y niños hacen ejercicios siguiendo las indicaciones del profesorado, o las pautas que indican sus fichas de trabajo o sus manuales y libros para colorear, que nada tienen que ver con el dibujo infantil.

Siempre que observemos un bodegón dibujado y coloreado por un niño o una niña, por ejemplo debemos reparar en que tal imagen no es propia ni característica del dibujo infantil, sino que responde a un género o convención pictórica. Los niños y niñas no pintan bodegones.

El dibujo y el arte infantil lo constituyen las imágenes y las obras que producen los niños de modo espontáneo, cuando se les facilita y motiva a que dibujen por sí mismos, tal y como son, sin tener que imitar o seguir ninguna pauta. Los niños y niñas introducirán en sus dibujos motivos, formas, colores y estrategias de representación características del entorno visual en el que se desenvuelven, y estas influencias se harán cada vez más notorias a partir de los primeros cursos de escolaridad.

Desde el momento en que comenzó a considerarse el dibujo infantil como una forma de expresión propia del niño, los estudios e investigaciones se interesaron por determinar cuáles eran los rasgos definitorios y característicos de ese lenguaje visual. Entre los rasgos definitorios figuran los diez siguientes:

  • El principio de aplicación múltiple por el que una misma forma puede servir para representar muchas cosas diferentes. Consiste en utilizar una figura simple para representar una gran variedad de objetos o partes del cuerpo humano. Con un reducido “vocabulario gráfico” se pueden representar muchas cosas diferentes.
  • El principio de la línea base. La línea de base es una línea horizantal que cruza de parte a parte la zona inferior del dibujo, sobre la que se apoyan o sostienen los personajes. La línea base es un procedimiento gráfico muy útil para resolver el arduo problema de la representación del espacio tridimensional en una imagen o dibujo bidimensional.
  • El principio de perpendicularidad. La relación entre un objeto y la base en la que se apoya es perpendicular, sea cual sea la orientación espacial. Siempre que esa línea de base se aparte de la horizontal, los objetos o personajes que sobre ella se dibujen serán perpendiculares a su base propia, aunque en el conjunto de la escena parezcan inclinados o torcidos.
  • El principio de la importancia del tamaño. Las figuras humanas, las partes del cuerpo o los objetos más importantes, deben tener un tamaño mayor que los elementos secundarios.
  • El principio de aislamiento de cada parte del conjunto. Para representar un conjunto compuesto de elementos similares se preferirá dibujar los elementos constitutivos, uno a uno, y en su disposición característica, como si se tratase de unidades aisladas, antes que someterlos o diluirlos en una forma general que represente globalmente al conjunto.
  • El principio del imperativo territorial. Cada elemento que aparece en el dibujo dispone de su espacio propio e inviolable. Todo lo que tenga que verse en el dibujo se mostrará en toda su extensión y con sus perfiles característicos.
  • El principio de la forma ejemplar. De entre los posibles modos de representación se preferirá aquel que mejor describe sus principales cualidades visuales. Cada parte de un objeto o personaje, y cada objeto y personaje dentro de la misma escena aparecerá representado desde el punto de vista de mayor información proporcione de ese elemento, aunque ello contradiga su situación concreta en ese conjunto. Las representaciones se aproximarán a la proyección ortogonal de ese objeto o elemento.
  • El principio del abatimiento. Los elementos verticales serán dibujados frontalmente y los elementos eminentemente horizontales aparecerán a vista de pajaro, de tal manera que se presente al espectador la superficie más extensa del objeto.
  • El principio de simultaneidad de distintos puntos de vista. Cada parte de la figura se dibujará de acuerdo con el punto de vista que más se aproxime a la forma ejemplar de esa parte.
  • El principio de “visión de rayos X”, por el que se dibuja todo lo que sea necesario describir en la imagen, aunque para ello haya que hacer transparentes las paredes o cualquier cosa.

          3.2. ¿Qué dibujan los niños y niñas? Trazos más frecuentes en el dibujo espontáneo infantil.

Hay un conjunto de temas y motivos que aparecen con mayor regularidad que otros en los dibujos infantiles.

Durante los primeros años, desde que los niños/as comienzan a dibujar, poco después de haber cumplido un año, hasta que cumplen tres o cuatros años, cuando comienzan a ser reconocibles las figuras que han dibujado, aparece un amplio conjunto de marcas, trazos o garabatos. La psicóloga, Rhoda Kellogg elaboró una clasificación de los veinte garabatos básicos que aparecen en estas obras:

  1. Punto
  2. Línea vertical sencilla
  3. Línea horizontal sencilla
  4. Línea diagonal sencilla
  5. Línea curva sencilla
  6. Línea vertical múltiple
  7. Horizontal múltiple
  8. Diagonal múltiple
  9. Curva múltiple
  10. Línea errante abierta
  11. Línea errante envolvente
  12. En zig-zag u ondulada
  13. Línea con una sola presilla
  14. Línea con varias presillas
  15. Línea espiral
  16. Círculo superpuesto de línea múltiple
  17. Círculo con una circunferencia de línea múltiple
  18. Línea circular extendida
  19. Círculo cortado
  20. Círculo imperfecto

Los garabatos básicos son veinte clases de trazos realizados por niños de dos años e incluso menores. Estos movimientos muestran variaciones de la tensión muscular que no requieren control visual. Los veinte garabatos básicos constituyen los cimientos del arte, y su importancia reside en que permiten una descripción detallada y global del trabajo de los niños pequeños“. (Kellogg, 1979).

Vale la pena destacar el trabajo de Gertrud Meili-Dworetzki sobre la representación de la figura humana entre los tres y los seis años, en el que describe las características fundamentales de los “renacuajos” poniéndolos en relación con la propia percepción del cuerpo que van desarrollando los niños, así como con las descripciones verbales de su propio cuerpo y del de los demás.

          3.3. ¿Cómo cambian con la edad los dibujos infantiles?.

Los dibujos infantiles cambian o evolucionan con la edad. Algunas pautas son muy claras y evidentes: en los dibujos de los más pequeños no pueden distinguirse elementos figurativos, en cambio en los seis o sietes años, cada línea y cada color está representando siempre algún elemento o detalle; las primeras figuras humanas que aparecen en los dibujos infantiles alrededor de los cuatros años parecen flotar en un espacio indiferenciado, en cambio las de los siete u ocho años suelen estar firmemente apoyadas en una línea de base que ordena con toda rotundidad los ejes verticales y horizontales del conjunto de la escena.

Muchos de los autores o autoras que han trabajado sobre el tema han propuesto sus propias clasificaciones. No todas ellas adoptan los mismos criterios de clasificación. En unos casos, el criterio decisivo, es la intención del dibujante para otros las características de su lenguaje gráfico, para otros más, la incidencia de los factores culturales. Expondremos algunas de las principales clasificaciones por etapas del dibujo infantil:

  • Los estudios evolutivos durante los años finales del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX.

Las primeras clasificaciones de la evolución de los dibujos infantiles fueron las que propusieron las investigaciones pioneras que se realizaron durante los años finales del siglo XIX.

James Sully, en 1885, distinguía tres fases:

     a) Garabato informe como juego.

     b) Dibujo rudimentario de figura humana con cara redonda.

     c) Estadio evolucionado y adquisición de una técnica.

Herman Lukens, en 1896, propuso cuatro etapas:

     1. El niño se interesa por el resultado de su gesto o ademán.

     2. Se interesa por el resultado de su dibujo.

     3. Nace el sentido crítico y descubre su propia insuficiencia figurativa.

     4. El niño consigue en sus dibujos valores expresivos autónomos.

A comienzos del siglo XX, en 1905, Georg Kerschenteiner proponía tres períodos evolutivos:

     a) Dibujos puramente esquemáticos.

     b) Dibujos en función de la apariencia visual.

     c) Dibujos en los que el niño intenta dar impresión tridimensional del espacio.

Rouma en el estudio que publicó en 1913 se interesó por la fase inicial o preliminar como el prefirió denominarla, diferenciando una secuencia progresiva en el control de los garabatos.

     1º. El niño adapta la mano al instrumento.

     2º. El niño da un nombre preciso a las líneas que traza.

     3º. El niño anuncia por lo que intenta representar.

     4º. El niño observa una semejanza entre las líneas que ha obtenido por azar y ciertos objetos.

En 1921, C. Burt, propuso una clasificación en siete etapas o períodos, algunos de ellos subdivididos, a su vez, en varias secuencias:

     1. Garabateo. (2-3 años)

          1.1. Trazos sin finalidad alguna.

          1.2. Trazos más deliberados.

          1.3. Trabajos imitativos.

          1.4. Garabateo localizado.

     2. Línea. (4 años)

Movimientos simples que reemplazan las oscilaciones del garabateo masivo.

     3. Simbolismo descriptivo. (5-6 años)

La figura humana se hace evidente el esquema imperfecto.

     4. Realismo. (7-9/10 años)

La mayor importancia recae en la descripción y no en la representación. Aparecen ropas y ornamentaciones.

     5. Realismo visual. (10-11 años)

La técnica mejora y se prefiere copiar o calcar otros dibujos, o bien dibujar del natural.

          5.1. Dibujo bidimensional: contornos o siluetas.

          5.2. Dibujo tridimensional.

      6. Represión (11-14 años)

Los dibujos presentan un cierto deterioro o regresión.

     7. Renacimiento artístico. (Después de los 14 años)

Muchos niños nunca alcanzan esta última etapa, en la que se produce una aproximación a los métodos profesionales de dibujo.

En 1927, Henri Luquet publicó un estudio sobre el dibujo infantil, cuya evolución interpretó que estaba dirigida principalmente hacia el logro del realismo visual. Distinguió cinco etapas:

     1º Fase: “Pre-dibujo”, corresponde a los garabatos iniciales.

     2º Fase: “Realismo fortuito o involuntario”, descubren que las líneas que han trazado pueden interpretarse como representaciones adecuadas de algún elemento.

     3º Fase: Es la primera en la que puede hablarse de dibujo, la denominó “Realismo fallido”.

     4º Fase: “Realismo intelectual”, es el apogeo del dibujo infantil. Los objetos y las figuras son dibujados de acuerdo con su forma ejemplar.

     5º Fase: Logro del “Realismo visual” caracterizado por el uso de la representación perspectiva del espacio.

  • La clasificación por etapas de Viktor Lowenfeld.

Justo en los años centrales del siglo XX, Viktor Lowenfeld, publicó la clasificación de etapas del desarrollo del dibujo infantil, que aún sigue siendo referencia de los estudios evolutivos, al igual que su terminología.

Lowenfeld articuló seis etapas en el desarrollo del dibujo espontáneo infantil:

  • Primer período:

               – Etapa: Garabateo (2-4 años)

               – Característica:

                      * Desordenado: No hay control de los movimientos. La figura humana no existe, al igual que el espacio y en lo referente al color, no hay una intención cromática consciente.

                       * Longitudinal: Movimientos repetidos. En este tampoco existe la figura humana y el espacio no existe o sólo se siente Kinestésicamente, al igual que la anterior, no hay intención cromática.

                       * Circular: Variaciones en el control motriz. Aquí, nuevamente, no existe la figura humana, el espacio existe kinestésicamente y al color le ocurre lo mismo que a las anteriores.

                       * Poniendo nombres: Cambio del pensamiento “Kinestésico” a “Imaginativo”. La figura humana esta en la imaginación al igual que el espacio y los colores se pueden utilizar para distinguir significados distintos entre garabatos.

  • Segundo período:

               – Etapa: Preesquemática (4-7 años)

               – Característica: Descubrimiento de la relación de representación. Al interpretar la figura humana se dan dos aspectos: a) Busqueda de un concepto; y b) Constante cambio de los símbolos. En el espacio, las relaciones se establecen según su significado emocional. Y el color: a) Uso emocional de acuerdo con los deseos; y b) No tiene relación con la realidad.

  • Tercer período:

              – Etapa: Esquemática (7-9 años)

              – Característica: El descubrimiento de conceptos se convierte en esquema mediante la repetición. En la figura humana se da: a) Conceptos definidos dependiendo del conocimiento activo y de la personalidad; y b) El esquema de la figura humana se expresa por medio de líneas geométricas. En el espacio se da: a) Primer concepto espacial definido: la línea base; y b) Descubrimiento de que se forma parte del ambiente. Y en el color también se dan dos aspectos: a) Relación definida entre color y objeto; y b) Por repetición se llega al esquema de color.

  • Cuarto período:

              – Etapa: Principio del realismo (9-11 años).

              – Característica: a) Alejamiento del esquema; y b) Alejamiento de las líneas geométricas. En la figura humana tres requisitos: a) Énfasis en la ropa; b) Diferenciación clara de sexos; y c) Tendencia hacia el realismo. En el espacio: a) Alejamiento del concepto de línea de base y descubrimiento del plano; y b) Superposiciones de figuras y elementos. En lo referente al color, alejamiento de la etapa objetiva. Experiencias subjetivas con objetos de gran significado emocional.

  • Quinto período:

                – Etapa: Seudorrealista (11-13 años).

                – Característica: a) Enfoque realista; y b) Tendencia hacia lo visual o lo no visual. En la figura humana se da: a) Articulaciones; b) Proporciones; y c) Observación visual de las acciones corporales. En el espacio de dan tres requisitos básicos: a) Necesidad de expresiones tridimensionales; b) Disminuición del tamaño de los objetos distantes; y c) “Línea de Horizonte” en los de mentalidad visual. En el color: a) Observación de los cambios en la naturaleza, en los visuales; y b) Reacciones emocionales ante el color de los no visuales.

  • Sexto período:

              – Etapa: Decisión (13-17 años).

             – Carácterística:

                  * Conciencia crítica hacia el medio.

                  * Tres grupos: a) Visuales 50%; b) Hápticos 25%; y c) Intermedios 25%.

En la figuras humanas se aprencian, en dos de los grupos, distintos aspectos:

                   * Visual: a) Luces y sombras; y b) Interpretaciones realistas de validez objetiva.

                   * Háptico: a) Expresiones subjetivas; y b) Cualidades emocionales.

En el espacio:

                   * Visual: a) Representación perspectiva; b) Cualidades tridimensionales; y b) Atmósfera.

                   * Háptico: a) Relaciones de valor con los objetos; y b) Línea de base.

Y en el color:

                   * Visual: a) Reflexiones de color; b) Cualidades cambiantes del color en el medio; y b) Impresionistas.

                   * Háptico: a) Uso del color expresivo y subjetivo; y b) Cambios de color con significación emocional.

  • Los estudios evolutivos durante la segunda parte del siglo XX.

Durante la segunda mitad del siglo XX, los estudios evolutivos sobre el dibujo infantil cambiaron sus puntos de vista e intereses. Debido a que los principales rasgos en las transformaciones gráficas de los dibujos de los niños/as parecían correctamente descritas gracias a todos los estudios e investigaciones que previamente se habían llevado a cabo, pero porque cambiaron los enfoques. Hasta entonces se habían buscado los rasgos más comunes y generales, ahora el interés se pone en las características peculiares de cada contexto y de cada situación particular.

A mediados de la década de 1980, W. Ives y H. Gardner propusieron una clasificación de tres grandes fases evolutivas, orientadas a destacar el grado de influencia del medio cultural en los dibujos infantiles:

     1º Fase: 1-5 años: Dominio de patrones universales.

          – Hacia los dos años, las niñas/os comienzan a garabatear.

          – Comienzan a controlar sus trazos repitiéndolos e imitando los que hacen otras personas.

          – A los tres años hacen círculos y cruces y los combinan.

          – Hacia los cuatro años, dibujan esquemas tales como las formas solares y renacuajos.

          – A los cinco años, los esquemas van haciéndose más elaborados.

          – Los dibujos de figuras humanas, casas, perros, árboles, coches y flores siguen esquemas muy similares en todos los niños/as de cualquier cultura.

          – Durante estás edades las influencias culturales son nulas o muy débiles, aunque los materiales que usan para dibujar y los significados y los nombres que dan a sus dibujos manifiestan una progresiva influencia del medio.

     2º Fase: 5-7 años: florecimiento del dibujo.

           – Los niños/as han adquirido un gran dominio de las formas simbólicas predominantes en su cultura.

           – Se reconocen y se pueden interpretar correctamente sus dibujos.

           – Se diversifican los esquemas para dibujar cada figura.

           – Organizan escenas complejas y son capaces de seguir y rectificar el plan gráfico que se habían trazado.

           – Los dibujos tienen un especial encanto y atractivo para los adultos.

           – Ciertas estrategias gráficas comienzan a ser dominantes según las culturas.

     3º Fase: 7-12 años: Apogeo de las influencias culturales.

           – Las niñas/os están muy interesados en dominar los modelos, esquemas y clasificaciones propios de su cultura.

           – El criterio de realismo se hace muy intenso.

           – Las influencias culturales son muy notorias.

           – Al final de este período muchos niños/as pierden interés por el dibujo.

Los primeros dibujos son más bien un complejo proceso de multidimensional y multisensorial de ineracciones con el medio y con el propio cuerpo, de juegos, sorpresas, exploraciones y reconocimientos de los que está sucediendo con esos materiales, de los que solo una pequeña parte deja huella en el soporte“. (Cabanellas y Hoyuelos, 1994).

          3.4. Las investigaciones sobre el dibujo infantil.

  • El dibujo infantil como campo interdisciplinar: autoras y autores.

El dibujo infantil ha sido, y sigue siendo, un campo de estudio claramente interdisciplinar.

En los últimos años del siglo XIX, comenzaron a aparecer las primeras publicaciones específicas sobre el dibujo infantil. Los artículos de Ebenezer Cooke de diciembre de 1885 y enero de 1886, en el “Journal of Education” suelen citarse como la primera aportación al tema.

Durante la primera mitad del siglo XX, el estudio del dibujo infantil fue enriqueciéndose con numerosas aportaciones las que cabe destacar las de G. Kerschensteiner en 1905, P. Luquet en 1927 y las de V. Lowenfeld en 1932, 1939 y 1947.

En la segunda parte del siglo XX se han desarrollado nuevos enfoques y metodologías entre los que hay que subrayar los de H. Garndner, C. Golomb, R. Kellogg y B. Wilson, N. H. Freeman, M. V. Cox y J. Matthews, los de E. Wallon y L. Luçar, estos son, tan solo, algunos de los más prolíficos.

En España, las dos obras de mayor relavancia en la primera mitad del siglo XX fueron el Manual de Víctor Masriera de 1917 y La práctica del dibujo en la escuela primaria, de Elisa López Vera, en las que se combinan el estudio de los dibujos espontáneos infantiles con propuestas educativas para la enseñanza del dibujo en la escuela. En la segunda mitad del siglo XX, el estudio del dibujo infantil ha sido el campo que mayor atención ha recibido por parte del profesorado de Educación Artística.

  • Las investigaciones sobre dibujo infantil: Enfoques y Objetivos.

El dibujo y el arte infantil es objeto de multitud de experiencias e investigaciones.

Puede establecerse una clasificación en tres grandes tipos de investigaciones sobre el dibujo infantil, aunque los límites entre unos y otros enfoques son bastante laxos y fluidos:

     Enfoques:

        1) El dibujo como manifestación de la personalidad, la inteligencia y de cualquier rasgo o capacidad de la persona.

        2) El dibujo y el arte infantil.

        3) El aprendizaje y la enseñanza del dibujo.

     Objetivos y propósitos:

           – ¿Qué nos puede decir ese dibujo de la niña/o, o del grupo, que lo ha dibujado?

           – ¿Cuales son las caracteríaticas típicas de los dibujos espontáneos que hacen las niñas/os?

           – ¿Qué conceptos o estrategias gráficas y visuales, características del dibujo adulto, pueden llegar a aprender los niños/as en edad escolar?

   – Conocer a la persona o al grupo, a través de sus dibujos.

Se trata de las investigaciones que utilizan el dibujo infantil como medio para obtener una respuesta objetiva del niño/a, a fin de llegar a observar y deducir una gran multitud de variables o características de la persona que ha realizado el dibujo. El dibujo se ha utilizado como una herramienta de investigación, nos interesa descubrir a través de las respuestas, los conocimientos, rasgos de personalidad, o en contexto familiar del alumnado.

Entre estos trabajos es necesario subrayar el test de inteligencia por medio del dibujo de la figura humana. La prueba consiste en realizar un dibujo de una figura humana y se evalúa observando las partes del cuerpo humano que se han diferenciado.

Los dibujos se valoran según cuatro criterios básicos:

  1. La originalidad o infrecuencia de esa figura o escena entre las respuestas que han aparecido en el grupo.
  2. La fluidez o número de respuestas que se han dibujado.
  3. La elaboración o la cantidad de detalles que se han dibujado en la escena.
  4. La flexibilidad o tipos diferentes de categorías que han aparecido en los dibujos.

     – El talento para el dibujo y las capacidades relacionadas con el rendimiento escolar.

Una de las investigaciones pioneras fue la de T. Manuel en 1916 y 1917. Para Manuel pueden distinguirse dos grandes tipos de estudiantes : sobredotados, aquellos que tienen un talento o habilidad superior a la media del grupo; por otro lado  aquellos que poseen habilidades más o menos especializadas para algún tipo de actividad.

     – Diferencias de género en el dibujo infantil.

En 1996, W.J Chen y L.A. Karner publicaron los resultados de un estudio en el que utilizaron dibujos infantiles para comprobar la eficacia de los programas educativos para la igualdad de sexos. El propósito era comparar los rasgos diferenciales característicos de los dibujos de las niñas respecto a los dibujos de los niños.

   – El dibujo y el arte infantil.

El propósito de las investigaciones que estudian los dibujos o las construcciones tridimensionales que hacen los niños espontánea y libremente es analizar sus características y explicar sus rasgos y cualidades. Para ellos se recurre a los conceptos, estrategias y métodos de análisis que han ido desarrollándose en relación con cualquier tipo de imágenes o especialidades en artes visuales.

     – Categorías narrativas en los dibujos infantiles.

La mayoría de los dibujos infantiles construyen narraciones gráficas de acontecimientos complejos.

Duncum ha propuesto un esquema de diez tipos o categorías para clasificar las formas o estrategias narrativas que utilizan las niñas/os en sus dibujos espontáneos, que son los siguientes:

  • “Acción Física”: Se trata de dibujos que forman parte de una actuación o juego más amplio, que puede haber sido originado por el propio dibujo. Aparecen entre los niños/as más pequeños.
  • “Superposición”: Aspectos sucesivos de la acción van superponiendo uno a uno, encima del mismo dibujo.
  • “Repetición”: En estos dibujos hay partes de la escena que no cambian y otras se dibujan varias veces en los momentos sucesivos de la acción que narra el dibujo.
  • “Yuxtaposición”: El personaje o elemento principal de la acción se dibuja una sola vez, mientras que los diferentes lugares o situaciones por los que discurre la acción se dibujan unos junto a otros.
  • “Evento gráfico”: Consiste en escenas en las que sucede cualquier tipo de acción y que no presuponen necesariamente, ni un antecedente, ni un consecuente.
  • “Evento secuencia”: La escena dibujada corresponde a un momento de una secuencia más amplia.
  • “Evento simultáneo”: En un sólo dibujo aparecen múltiples eventos, que están relacionados en el espacio pero que no se desarrollan en el tiempo.
  • “Objetos separados”: Toda una secuencia narrativa se halla reprensetada por un sólo elemento, figura o personaje.
  • “Tira de cómic”: Estrategia habitual de los tebeos en los que las historias se narran a través de sucesivas viñetas.

     – El dibujo infantil cómo obra de creación multimedia.

Su propuesta es abordar el dibujo infantil, como una actividad que surge en el contexto que le da sentido, para poder comprenderla en profundidad es necesario atender a las interacciones entre el dibujo, el entorno en el que se produce, a los gestos y expresiones verbales que acompañan la creación gráfica.

Kindler y Darras, entienden que el dibujo infantil debe ser entendido como una verdadera obra multimedia de la que forman parte gestos, sonidos, expresiones corporales, comentarios verbales, y todos los rasgos generales del contexto en el que se ha producido el dibujo.

     – El modelado y la actividad escultórica en la infancia.

Se presta mucha más atención al dibujo o a la pintura que a la creación de obras escultóricas o tridimensionales, o a la actividad fotográfica o videográfica en la escuela.

   – El aprendizaje del dibujo: ¿qué son capaces de dibujar las niñas/os pequeños?

Algunas investigaciones se orientan a comprender qué estrategias de representación son capaces de desarrollar los niños más pequeños cuando se les propone resolver problemas de representación gráfica de escenas y objetos.

Otra se plantea averiguar qué estrategias o conceptos gráficos característicos de los lenguajes del dibujo adulto pueden llegar a aprender las niñas/os en la escuela primaria.

  • Dibujando del natural en la etapa del garabateo.

John Matthews ha intentado probar que los niños más pequeños son capaces de comprender y representar en sus dibujos las diferencias estructurales básicas de forma, tamaño o proporción de los objetos que están observando.

  • ¿Cómo aprender a representar un cubo en perspectiva?

Phillips, Inall y Lauder intentaron averiguar cuál podría ser la estrategia más eficaz para aprender a representar en perspectiva una figura geométrica simple, tal como un cubo. Trabajaron con cincuenta niños/as de seis a siete años de edad, que reunieron en cinco grupos de once personas cada uno.

Para comprobar la eficacia de cada uno de los tipos de entrenamiento, se les había pedido a los niños/as que dibujaran un cubo de memoria. Después del entrenamiento se les pidió que dibujaran un cubo de memoria. Los tres primeros grupos mostraron un cambio notable entre el primer y segundo dibujo. Por el contrario, los grupos cuarto y quinto apenas si mejoraron.

          3.5. Los métodos de enseñanza del dibujo en la escuela.

En ellos se busca conocer mejor los rasgos peculiares de los dibujos espontáneos infantiles a fin de fundamentar adecuadamente una correcta enseñanza de las artes visuales.

Dos grandes tendencias u orientaciones sobre el modo de enfocar la enseñanza del dibujo en la escuela primaria se han desarrollado durante la segunda mitad del siglo XX:

  • Las tendencias creativas y naturales: Lowenfeld y Freinet.

Los enfoques creativos y naturales consideran que dibujar es una actividad que surge y se desarrolla de la misma manera que otros procesos de maduración y desenvolvimiento de la persona. La enseñanza del dibujo en las escuelas debe consistir en motivar, incentivar y comprender en profundidad las características de las obras gráficas que el alumnado realiza por sí mismo, conforme al modo que tiene la infancia de comprender el mundo.

La principal tarea de la escuela deberá consistir en lograr un clima o ambiente de trabajo favorable a la autoexpresión creativa y al propio desarrollo natural.

  • Aprender a dibujar a partir del arte: Wilson y Hurwitz.

El matrimonio Wilson y Al Hurwitz publicaron en 1987 un importante estudio sobre cómo enseñar en la escuela primaria.

Su punto de vista afirma que la fuente principal de estudio para aprender a dibujar en la escuela son las grandes obras maestras del dibujo, porque durante siglos los mejores artistas han elaborado y descubierto un gran número de ideas y soluciones visuales para resolver de forma satisfactoria los problemas gráficos con los que se debe enfrentar todo dibujo, y también los que se propone hacer el alumnado en la escuela primaria.

Su programa de enseñanza del dibujo combina cinco tipos diferentes de dibujo y cinco grupos o factores gráficos. Los tipos de dibujo son: de observación, de memoria, de imaginación, de lo verbal a lo visual, y experimental.

Los cinco grupos de conceptos son:

   a) Los relativos al tema que desarrolla el dibujo o los símbolos que en él aparecen.

   b) Los que tienen que ver con la forma, la composición y el diseño.

   c) Los problemas de estilo y calidad expresiva.

   d) Las cuestiones de técnicas y procedimientos artísticos.

   e) La representación del movimiento, el tiempo o la duración, y la emociones.

Las cuatro ideas o presupuestos básicos a partir de los cuales desarrollan su enfoque de enseñanza en el dibujo son:

   a) El dibujo debe ser la actividad fundamental de las clases de Educación Artística.

   b) El mejor método de enseñanza del dibujo en la escuela es el de dibujar recreando las grandes obras de arte.

   c) El mejor método para aprenciar y comprender una obra de arte es recrearla dibujando.

   d) El mejor método para desarrollar la individualidad, la originalidad y la capacidad inventiva del alumnado es el conocimiento, estudio, recreación y conocimiento profundo de las mejores obras de arte.

La propuesta educativa del matrimonio Wilson y Al Hurwitz, parte del problema gráfico que el propio alumnado se ha planteado en sus dibujos:

  • 1º Fase: Consiste en hacer consciente al alumnado del problema gráfico que se han planteado en sus propios dibujos.
  • 2º Fase: Consiste en estudiar cómo se ha resuelto ese mismo problema gráfico en las obras de grandes artistas.

Lo que se pretende es que el alumnado siga dibujando los temas y los asuntos que le interesan y le motivan, y que lo haga con la forma característica de dibujar que tienen las niñas y niños según su edad y nivel de desarrollo. La novedad es que introduzcan en sus dibujos las soluciones gráficas aprendidas de los grandes maestros para enriquecer sus propias propuestas.

     4. Conclusiones.

El dibujo infantil sigue siendo un tema abierto. Si bien hay ciertas características del dibujo infantil que son suficientemente conocidas y están abundantemente descritas, una explicación general de por qué las niñas y los niños dibujan de esa forma peculiar en que lo hacen, todavía están lejos de alcanzarla.

La intensa utilización de las tecnologías del vídeo y de la computadora en el estudio del dibujo infantil está haciendo mucho más fácil registrar el conjunto de movimientos, acciones, expresiones, posturas, gestos, expresiones verbales y sonidos que acompañan la realización del dibujo, y de este modo se puede comprender que es lo que ha sucedido en el dibujo y cual ha sido el contexto en el que ha tenido lugar el proceso gráfico.

 

Published in: on junio 12, 2010 at 3:36 pm  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: http://daviniacruz.wordpress.com/2010/06/12/el-dibujo-infantil-imagenes-relatos-y-descubrimientos-simbolicos/trackback/

RSS feed para los comentarios de esta entrada.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: